HUMBERTO POIDOMANI POR DRA MILAGROS BELLO COMISARIA DE ARTE

Humberto Poidomani

Pompeya es la nueva escultura de Humberto Poidomani. El artista ha inscrito en esta escultura post-expresionista las vicisitudes y contingencias de la humanidad en su vivencia de esta incesante pandemia del COVID-19. La obra hace alegoria directa a la mortal erupción del volcán Vesubio sobre las properas ciudades romanas de Pompeya y Herculano, en Campania, Italia, en el 79 d.C., la cual mató instantáneamente a todos sus habitantes. Cuerpos humanos, animales, artefactos, alimentos, murales, fueron cubiertos por capas de cenizas, quedando petrificados en una especie de ultimo tormento antes de la muerte. Los cuerpos quedaron encapsulados es una suerte de molde, mostrando sus últimas contorsiones,- desde la desesperación a la resignación, -enfrentados a lo inimaginable.

Humberto Poidomani


La escultura de Poidomani trae al presente la tragedia y el calvario de Pompeya como una metáfora de nuestra convulsa época actual de sufrimiento colectivo. La deslumbrante escultura se presenta como un cuerpo moldeado, que a partir de un maniquí, que es intervenido y totalmente retransformado por el artista, como los cuerpos arqueológicos pompeyanos, impone su crítica presencia, de la crisis y la calamidad.
La escultura está profusamente intervenida. Con un abordaje expresionista, usando colores explosivos y contrastantes, garabatos, citas mordaces y escritos de reflexiva intelectual, la obra es una cavilación civilizatoria. La escultura muestra en su superficie los nombres de escritores que guían la indagación del artista: Albert Camus, Jean Paul Sartre, Dostoyevsky, Nietzsche, Kafka, Proust, Jorge Luis Borges, Paul Auster, como filósofos y escritores que tutelan su búsqueda filosófica. Frases de trasfondo político y de crítica social también aparecen en esta pieza como componentes axiales de la perspectiva societal del artista:
“Un camello cargado de oro entra por todas partes” cita del famoso dramaturgo español del siglo XX Jacinto Benavente (en la nalga izquierda) o “Viva Yo. Sin retorno. Ítaca. Humberto Poidomani”, frase de implicaciones ontológicas alusivas al poema Ítaca de Konstantin Cavafy que nos recuerda que el viaje en la vida es más importante que la meta. En la parte superior leemos la frase: “Importaculismo” (“No me importa”) que es un neologismo acunado por el artista donde establece una profunda libertad y autonomía creativa y su postura artística de que no le importa lo que otros puedan pensar de él o de su obra.

Humberto Poidomani

La escultura está recubierta de rosas rojas incrustadas al largo de todo el cuerpo hasta llegar a la base, como si fueran las rosas y la sangre derramada en la precariedad de nuestro actual momento. Los brazos están hechos de tablas en forma de flechas, totalmente llenas de frases alusivas a la vida; gruesas cadenas pintadas de rojo acompañan los brazos.
Pompeya se erige como un poltergeist, como una aparición imponente que evoca los demonios de nuestra humanidad. El grotesco cuerpo de la escultura contiene multitudes evocativas, como una confirmación de nuestro oscilante apocalipsis y utopía contemporáneos.

Dra. Milagros Bello
Comisaria de arte
Miembro de la Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA/PARIS)
Octubre 2020