Expresionismo

El Expresionismo es una manifestación artística, que busca la expresión de los sentimientos y las emociones del artista más que la representación de la realidad objetiva. Revela el lado melancólico de la vida generado por las circunstancias históricas del tiempo. El rostro oculto de la modernización, la alineación, el aislamiento, la masificación, se hizo patente en las grandes ciudades y los artistas, creyeron que debían captar los sentimientos más íntimos del ser humano. La angustia existencial es el principal motor de su estética.

El fin  del expresionismo es potenciar el impacto emocional del espectador al distorsionar y exagerar los temas. Representan las emociones sin preocuparse de la realidad externa, sino de la naturaleza interna y de las impresiones que despierta en el observador. La fuerza psicológica y expresiva se plantea a través de los colores fuertes y puros, las formas retorcidas y la composición agresiva. No importa ni la luz ni la perspectiva, que se altera intencionadamente.

La obra de arte expresionista exhibe una escena dramática, una tragedia interior. Donde los personajes que aparecen más que seres humanos concretos reproduzcan tipos. El primitivismo de las esculturas y máscaras de África y Oceanía también supuso para los artistas una gran fuente de inspiración.

Precursores del Expresionismo

Ensor (1860-1949)

El pintor Ensor, refleja en sus obras desfiles fantasmales de personajes enmascarados y caricaturescos. La máscara se convierte en la expresión de lo amenazador y lo desconocido muestra la ironía sobre la condición humana. El asombro de la cámara de Wouse, La máscara y la muerte.

Edvard Munch (1863-1944)

El estímulo más transcendental lo encuentra Munch en las imágenes simplificadas de las obras de Gaugain, que le servirán para transmitir la angustia y la soledad. Vivió angustiado, tuvo problemas mentales y esos sentimientos son los que volcará en su pintura.

En él la expresión surge o se manifiesta como resultado de su vida atormentada. Su inclinación fue por la figura humana y las relaciones personales. Le obsesiona la impotencia del ser humano ante la muerte y la identifica con la mujer. Tiene una visión negativa de la vida, de la indefensión, de la soledad humana y del sexo.

El grito es la expresión de su miedo personal, pero en este cuadro Munch, logra expresar el desfallecimiento del hombre ante una realidad cada vez más compleja y confusa.