Maribel Briceño

Maribel Briceño

7 Artistas 7 Preguntas

¿Qué te llevó a las artes visuales?

Amazon

Maribel BriceñoA los tres años de edad mi prima, que es pintora, me regaló una caja de acuarelas, fue el ingreso a través de un portal, al mundo mágico del color. Mis juegos consistían en construir casas, en principio para las hormigas, más tarde para las muñecas de plástico que venían en las piñatas… Luego, en primer y segundo año de bachillerato, las “Áreas de exploración” consistieron en clases de Dibujo y Pintura, ahí supe que al graduarme de Bachiller, debía estudiar artes plásticas (veía interesante poder dar clases de Pintura); lo convencional me llevó a la educación formal universitaria y técnica, me gradué y trabajé por años. Solía visitar el Salón Arturo Michelena, en el Ateneo de Valencia  del que salía maravillada (me hacía apuestas secretas de quién sería el ganador del premio mayor) y confundida (quería poder “entender” muchas obras que se comunicaban en un lenguaje que no entendía). Un día dejé todo para cumplir con mi meta inicial y me gradué en la Escuela de Artes Plásticas Arturo Michelena de Valencia en el año 2005.

Maribel Briceño

¿Cuáles son tus principales intereses en el ámbito artístico?

En un principio, como expliqué antes, me llamaba la atención dar clases de Pintura… aquel profesor de las “Áreas de exploración” de mis dos primeros años de bachillerato, su paciencia, dulzura y preocupación por enseñar los apuntes básicos del Dibujo y de la Pintura, me motivó a querer hacer lo mismo. Ahora doy clases de Pintura y de Dibujo (separados pues así fue como lo aprendí, como dos lenguajes cada uno con sus propios elementos de expresión) desde hace más de diez años a niños y a adultos. Entonces digamos que uno de mis intereses al dar clases es crear la inquietud que alguna vez me creó aquel profesor, quien de alguna manera me inculcó que para poder expresarse a través del leguaje del arte es necesario estudiar.

Por otro lado, aquella necesidad de conocer el lenguaje del arte para poder comprenderlo, fue la principal motivación para inscribirme en la escuela de arte y solo decidí que podía dedicarme a expresarme a través del lenguaje del arte, como artista, hasta inicios del cuarto año en la escuela, esto por un taller muy motivador que dictó el artista plástico Víctor Hugo Irazábal, gracias a la iniciativa de Francisco (Paco) Bugallo quien era director de la escuela en aquel tiempo.

Concretando, mi principal interés sería indicar que es necesario tomar estudios formales de arte para, en consecuencia, poder expresarte correctamente a través de este lenguaje.

¿Con cuál de tus trabajos te identificas más?

Siempre, con el que me encuentre desarrollando… Siempre está en mis pensamientos y en mis sueños, conscientes e inconscientes.

¿Consideras que el arte puede impulsar transformaciones?

Indudablemente, en primer lugar para el creador, el mediador, el artista; luego con la obra misma y su propia proyección y finalmente con el observador y su capacidad de interrelación.

 

¿Qué esperas de cada proyecto que planteas?

Cada proyecto tiene un inicio que es la idea y un final que es la presentación de esa idea en sociedad. Lo ideal sería que esta presentación se haga mediante una exposición, no siempre es posible, pero se debe hacer el esfuerzo. Afortunadamente, ahora contamos con Internet, que puede servir para llevar cada proyecto a muchas personas, el gran obstáculo está en conocer cómo funciona la dinámica de esto, para poder llegar realmente a mucha gente.

¿Cuáles son las dificultades y retos a los que te has enfrentado en tu proceso creativo?

Como mujer, llevo la vida de manera integral, me afecta enormemente mi entorno, obsesivamente necesito que todo esté en su sitio y funcionando correctamente, al hablar de “todo” es referido a las emociones y a la vida diaria, esto agota y resta energías para el desarrollo de la obra. Es necesario trazarse metas y diariamente dar un paso hacia esas metas, organizando cada año, cada mes y cada día.

Por otro lado, me apasiona la Pintura, me encanta la Fotografía construida (esta que elaboro con medios mixtos) y también los Medios Gráficos desde lo digital; mi obra se mueve entre estos tres lenguajes en los que a veces se juntan y otras veces andan solos; algunas veces son abstractos y otras figurativos. Entiendo que podría verse como una dificultad el hecho de estar consciente que debería tal vez concretar estos merodeos y centrar mi creación en una sola modalidad, sin embargo, mientras tanto, me divierto.

¿Cómo te planteas tu siguiente trabajo? ¿En qué te inspiras?

El proyecto que me encuentro desarrollando ahora, tiene que ver con la mujer como vigilante, como guardiana, cuyo objetivo es “enseñar a amar”, está siendo desarrollado mediante el lenguaje de la fotografía construida. Me inspiro en mí misma, en mis vivencias, en lo que leo, en la música que oigo y en los seres humanos que me rodean.

Siete obras

 

Maribel Briceño