María Eugenia Ulivi, 7 Artistas, 7 Preguntas

¿Qué te llevó a las artes visuales? 

En junio del 2015 viajé por primera vez a la India con un grupo de fotógrafos. A diferencia de los demás, mi inspiración para ir ese viaje no era la fotografía, la inspiración fue más bien la frustración que tenía de no poder estar junto a mis cinco hijos.

Nueva Delhi, 5.00 am, nunca imaginé que ese sería el primer día de la segunda mejor mitad de mi vida. Ese día empecé a aprender a mirar distinto. Paciencia, lágrimas, dibujos en servilletas, mas lágrimas, risas. Mi cámara se convirtió en una extensión de mi cuerpo.

 Ella no pregunta, no reclama, siempre escucha, me permite acercarme para ver.

 ¿Cuáles son tus principales intereses en el ámbito artístico?

La fotografía documental ligada siempre a un texto y el collage. Cuando digo que la fotografía me gusta ligada a un texto es porque me gusta comunicarme con los demás. Para mi la experiencia no es solo tomar la foto, es hablar con esa personas o grupo de personas, saber de donde vienen, que les gusta, que les desagrada. Conocer de sus familias, de sus intereses, de sus debilidades. Me gusta que me cuenten sus historias, y ahí, en ese momento que abren sus corazones es cuando tomo la foto, no antes, no después. La cámara va siempre conmigo, es una parte mas de mi cuerpo, ella no es una amenaza para el que retrato, es parte de nuestra conversación, es un asistente silente a nuestro encuentro que va a tener su voz propia en el momento del click de la cámara.

El collage, por otro lado, me gusta, ya que con él aprendí, como dice una amiga, que no hay nada que las tijeras no puedan arreglar. El collage me permite mirar y volver a mirar, me permite cortar cabezas y cambiarlas después, por un pájaro o una flor, o sencillamente por nada. Me permite reflexionar sobre quién soy, todas esas “yo” que tengo dentro: la madre, la fotógrafo, la diseñadora, la amante, la hija… El collage me ha servido mucho como introspección, para revisar quién soy realmente.

¿Con cuál de tus trabajos te identificas más?

Me identifico en cada momento con cada trabajo que hago, todos y cada uno de ellos son un pedacito de mí, todos hablan del hambre de mi alma. Para mí, la fotografía es algo más que técnica y normas. Es el contacto con el otro lo que tiene gran valor, eso me enriquece, siempre aprendo y aprendo del otro. La fotografía me ha enseñado a ser paciente, a ver distinto, a ver desde otras perspectivas las cosas de la vida diaria.

¿Consideras que el arte puede impulsar transformaciones?

Si claro, empezaría por la transformación en nuestro interior. El arte nos hace reflexionar, preguntarnos quiénes somos, por qué hacemos las cosas. 

La fotografía y el collage, las tijeras y el lente pueden hacer “magia” con nuestro yo interior, nos ayudan a buscar en el afuera muchas de las respuestas que probablemente tengamos en el adentro. Nos ayudan a resistir y resistir para encontrar el camino. Como diría Clarisa Pincola, así dejamos: “morir lo que tiene que morir para dejar vivir lo que tiene que vivir”.

¿Qué esperas de cada proyecto que te planteas?  

Abrazar mi neurosis.

Como dice Clarisa Pinkola Estes en Mujeres que corren con los lobos :

 “Todo lo que estamos buscándonos también nos busca a nosotros y que, si nos quedamos quietos, nos encontrará.  En cuanto llegue, no te muevas, y verás lo que ocurre a continuación.”

¿Cuáles son las dificultades y retos a los que te has enfrentado en tu proceso creativo?

¿Dificultades? ¡Todas! Desde aprender desde lo mas básico, apretura, velocidad… hasta entender cuál es mi intención, mi estilo, qué y cómo quiero decirlo, a no repetirme.  También diría que parte de mi problema es querer hacer muchos proyectos simultáneamente y no tener el tiempo suficiente para desarrollarlos.

¿Cómo te planteas tu siguiente trabajo? ¿En qué te inspiras?

Me interesa mucho la mujer, como ser humano, como género, las posibilidades que tenemos, el rol que nos ha tocado jugar en la vida. Quizá esto suene trillado, pero en mi trabajo de “Jaulas” vi la necesidad que tiene la mujer a ser escuchada y no ser juzgada. 

Me inspiran todas y cada una de esas mujeres que conozco día a día, con las que me siento a hablar, las que me cuentas sus aventuras, sus frustraciones, sus logros, sus miedos. Me inspiran los cuentos de hada, me inspira ese “morral” de cosas que cargamos todos los seres humanos. Me inspiran mis hijos, mis padres, mis tutores, Hilma af Klint,  Patricia Aridjis, Gervasio Sánchez, Caspar David Friedrich, Clarisa Pincola, Carl Jung, Connie Zweig, Johanna Perez Daza, Trudy Bendayan, Irene Plaz entre otros.

Miami, 1 de Diciembre

Maria Eugenia Ulivi

@ulivi.photography