En las artes plásticas o incluso desde que estamos muy pequeños, en la escuela nos explican que son las líneas. No hay duda alguna de que ésta, resulta ser un elemento básico en cualquier composición, asi como lo resulta ser una letra dentro de un texto, un factor fundamental para comprender aquello que se está componiendo.

Una línea es producto de una sucesión de puntos, convirtiéndose al final en un instrumento que crea formas y describe contornos. Esta tiene diferentes funciones dentro de una composición, por ello si se utiliza adecuadamente y se sabe explorar cada una de sus matices puede ser considerado un elemento básico del arte.

Desde tiempo muy remoto, las líneas han sido utilizadas como un medio de expresión, los hombres hacían visible cada uno de sus pensamientos utilizando los recursos naturales para expresar sus sentimientos. Estas fueron moldeadas y creadas en base a las necesidades requeridas, teniendo asi un significado distinto dependiendo de su trazado.

En el aspecto artístico, el hombre descubrió las líneas y sus características desde una etapa temprana y utilizando los recursos que se poseían para ese entonces, podía crear obras, pero estas presentaban irregularidad, o podía ser un poco toscas y ásperas ya que las condiciones para trabajar con ella eran un poco rudimentarias.

Con el pasar del tiempo el artista comienza a buscar otros medios para realizar de manera más limpia cada una de sus creaciones, es allí cuando se comienza a utilizar diversos materiales como: cartones, vidrios, papeles, pergaminos, incluso muros, para poder realizar sus bocetos, diseños, dibujos, trazos y croquis.

Las líneas cambian según las características de su trazo, su saturación y grosor, por eso no todas resultan ser las mismas, cada una de ellas posee elementos que las diferencian una de otras. Dentro de los tipos de línea que encontramos resaltan: la línea vertical que genera elevación, algo de elegancia, altura y firmeza; la línea horizontal que podría generar algo de estabilidad, reposo, bienestar o calma.
Existen otro tipo de líneas como las diagonales que a nivel artístico puede ser visualizada como generadora de velocidad, tensión e inestabilidad; la línea ondulada o curva que muestra movimiento y voluptuosidad. Existen otras que generan dinamismo como: la línea quebrada o zigzag que también puede crear ruptura o peligro; las líneas perpendiculares, las líneas radiales y convergentes también forman parte de las diferentes creaciones artísticas.

En el arte, la línea resulta ser el elemento visual clave de una obra. Esta delimita formas, representa el perfil de las cosas. Esta cuando se realiza sobre una superficie, termina convirtiéndose en un trazo. Por esta razón los artistas no dejan de emplearla en cada una de sus obras, porque a través de ella se logra trasmitir lo más íntimo de sus inclinaciones y de su personalidad.