Cubismo

El Cubismo tuvo su origen en 1907, fecha en la que Picasso concluye la obra: Las Señoritas de Avignon, que será el punto de partida. George Braque,  junto con Picasso son los mentores del movimiento y algunos de los principales maestros son Juan Gris, Fernand Leger, Jean Metzinger y Albert Gleizes, pero con anterioridad, Cézanne ya habría marcado el camino.

Cézanne, recibió la influencia del Impresionismo y protestó contra él. Rechazó la impresión en favor de una comprensión más profunda de la realidad. Su fórmula era la forma-color. Él sostuvo que la naturaleza no se dibuja, sino que se manifiesta a través del color. Cuanto más color se precisa más emerge el dibujo de los objetos, pero aparece en la forma. Dado a esto, la pintura de Cézanne no es una pintura dibujada, sino una pintura de volúmenes, de formas y una vez creadas, hay que relacionarlas entre sí, surgiendo aquí el problema de los planos, que lo impulsa a mirar los objetos desde varios puntos de vista.

Cuyas  lecciones fueron asumidas por el cubismo, que hará un replanteamiento de la obra de arte, de las formas, de la perspectiva, el movimiento, el volumen, el espacio, el color, entre otros. Crea un nuevo lenguaje pictórico y estético que implica una nueva relación entre el espectador y la obra de arte. El espectador ya no puede contemplarla sin más, sino que tiene que reconstruirla en su mente para poder comprenderla.

El Cubismo es un arte mental, se desvincula completamente de la interpretación o semejanza con la naturaleza. La  obra de arte tiene valor en sí misma, como medio de expresión de ideas. La desvinculación con la naturaleza, se consigue a través de la descomposición de la figura en sus partes mínimas, en planos, que serán estudiados en sí mismos y no en la visión global de volumen. Por lo que un objeto puede ser visto desde diferentes puntos de vista, rompiendo con la perspectiva convencional y con la línea de contorno.

Desaparecerán las gradaciones de luz y sombra y no se utilizarán los colores de la realidad, apareciendo en las representaciones el blanco y negro. Las formas geométricas invaden las composiciones. Las formas que se observan en la naturaleza se traducirán al lienzo de forma simplificada, en cubos, cilindros, esferas. Nunca cruzaron el umbral de lo abstracto, la forma siempre fue respetada.
Los principales temas siempre  serán los retratos y las naturalezas muertas urbanas.

Etapas del Cubismo

Cubismo Analítico

Se caracteriza por la descomposición de la forma y de las figuras en múltiples partes, todas ellas geométricas. El objetivo de esta es examinarlas y ordenarlas por separado. Es el cubismo más puro y el de más difícil de entender.

Cubismo Sintético

Es la libre reconstitución de la imagen del objeto disuelto. El objeto ya no es analizado y fragmentado en todas sus partes, sino que se resume su fisonomía esencial. La síntesis se realiza al resaltar  en el lienzo las partes más significativas de la figura que serán vistas por todos sus lados.

Donde lo fundamental en esta etapa es la técnica del collage, la inserción en el cuadro de elementos de la vida cotidiana como papeles, telas y objetos diversos. El primero en practicarlo fue Braque. El collage, ofrece ayudar a recuperar el referente concreto, a partir de aquí ya no interesa el análisis minucioso, sino la imagen global.