¿Qué te llevó a las artes visuales

Siempre me gustó el arte y disfrutaba mucho mis visitas a los museos. Recuerdo especialmente la fascinación que sentía en mi adolescencia, al pasear por el Museo Sofía Imber en Caracas. Pero mi parte racional me llevó a estudiar algo completamente distinto a las artes, por lo que llego a la fotografía mucho tiempo después. Es en 2012, que vuelvo a vivir en Caracas, que decido iniciar mis estudios formales en el taller de Roberto Mata para luego realizar el diplomado de Fotografía en el CIEF.

Empecé como todo fotógrafo, tratando de dominar la técnica, la cámara, la luz y luego surgió una necesidad de expresar mis emociones. Fue cuando descubrí que la fotografía era el lenguaje que me permitía hacerlo.

¿Cuáles son tus principales intereses en el ámbito artístico?

Definitivamente la fotografía como lenguaje, lo visual, que va más allá de las palabras.

¿Con cuál de tus trabajos te identificas más? 

Me identifico más con conceptos como memoria y nostalgia, los cuales intento reflejar en mis trabajos. Cuando fotografío arquitectura trato de trasmitir la grandiosidad del ser humano, porque pienso que estas obras son el reflejo de una época, de un pensamiento, y que son muy importantes para resguardar lo que fuimos, lo que somos y lo que seremos. 

¿Consideras que el arte puede impulsar transformaciones?

¡Claro! Hablo por mi propia experiencia. El arte me ha transformado, me ha dado paz, me ha enseñado a canalizar mis sentimientos me ha conectado con mi mundo interior, me ha convertido en una persona más tranquila y me ha enseñado a ver el mundo con otra mirada.

Pero el arte no solamente me ha transformado. He visto muy de cerca cómo iniciativas como 100camaras, patrocinado en Venezuela por el @espaciofrank y Elizabeth Shummer, ha transformado la vida de muchos jóvenes de comunidades carentes como uno de varios ejemplos que podría mencionar.

¿Qué esperas de cada proyecto que te planteas? 

Cada proyecto surge por una necesidad distinta y busco inspiración en el entorno y en lo que me transmite cada circunstancia en la que me veo envuelta.

Espero poder trasmitir esas emociones y dar siempre lo mejor de mí para conseguirlo.

¿Cuáles son las dificultades y retos a los que te has enfrentado en tu proceso creativo?

Mi proceso creativo parte de la emoción y necesidad de comunicar algo.

Luego empieza lo difícil, tratar de compaginar esos sentimientos con la investigación y mi parte racional. Siempre surge esa dicotomía entre lo que siento y lo que pienso.

¿Cómo te planteas tu siguiente trabajo? ¿En qué te inspiras?

Siempre trato de expresar quien soy a través de mi fotografía. Cada proyecto es una búsqueda que refleja mis sentimientos más profundos, mis miedos y mis emociones. En algunos casos también fotografío para entender el mundo donde vivo, y en otros surge por la necesidad de denunciar las injusticas que desde hace mucho tiempo estamos viviendo en mi país, Venezuela.